viernes, 6 de marzo de 2009

Una nueva tendencia


Hasta ahora, la industria editorial había permanecido ajena, aunque fuera resignadamente, a las preocupaciones por el cuidado del ambiente. Aunque nos preocupase personalmente a todos, ¿cómo incluirse en el debate si nuestra materia prima, el papel, está justamente en el ojo del huracán? ¿Cómo exigir que se talasen menos bosques sin afectar, necesariamente, la producción de libros? Estas contradicciones no están resueltas, en absoluto. Sin embargo, existen algunas respuestas interesantes...
Tema de hoy: “Libros amigos de los bosques”

La mayor parte del papel utilizado para la publicación de libros se produce en base a pasta de madera virgen, que proviene de áreas con bosques no plantados específicamente para su explotación, sino bosques naturales, con especies nativas. Según datos que aporta Greenpeace, más del 80% de los bosques primarios del mundo han sido destruidos, y los que restan están amenazados por la tala ilegal indiscriminada.
Greepeace está promoviendo desde 2004 un nuevo proyecto llamado “Libros amigos de los bosques”, una campaña que espera persuadir a las editoriales para que impriman sus libros en papel que no proceda de los bosques primarios, y que comiencen a utilizar papel fabricado a partir de fibras recicladas, o papel con un certificado especial: FSC (Consejo de Administración Forestal, según siglas en inglés).
Más allá de la campaña, cualquier editorial puede utilizar papel FSC. Esta certificación asegura que la madera utilizada proviene de bosques gestionados de acuerdo a criterios ecológicos y sociales, como por ejemplo, talar solo algunas áreas, replantar árboles, cuidar los ríos y los suelos y/o preservar ciertas zonas que garanticen que plantas y animales conserven su medioambiente natural. Entre estos criterios se incluye también la protección de los recursos económicos de los pobladores de la zona.

El certificado FSC, que ya empieza a aparecer en la página legal de algunos libros, asegura entonces que el papel proviene de bosques especialmente controlados para moderar el impacto medioambiental que implica su explotación. Este papel, importando de Finlandia en su mayoría, no es barato, pero se distribuye en todo el mundo y resulta una garantía de que las empresas que lo producen y distribuyen trabajan con criterios ecológicos locales y específicos.
Pueden visitar la página de Greenpeace para mayor información y conocer más libros amigos de los bosques.
Un libro en tamaño real, nuestra novedad de enero 2009, es nuestro primer libro en papel con certificado FSC.



1 comentario:

  1. Anónimo6/3/09 9:57

    Amigos de pequeño editor, muy interesante el libro y lo que uds. hacen desde la lejana Argentina(digo lejana para mi). He visto vuestra web y el pdf que se puede bajar desde la tapa del libro:
    sin palabras! os felicito y espero que el libro pueda llegar a España (avisen por favor en caso de haber una edición para nuestro país) felicitaciones para ustedes y los autores! . Jote

    ResponderEliminar